portada

Una noche cualquiera

El viejo y el mar

Vivir buscando el reto,
seguir la bola en el no va más.
Vivir mirando la brecha.
Tantear, asomarse y con miedo, saltar.
Hallar en el lado humilde
un resquicio de orgullo que no ha de faltar…
Y seguir golpeando con ritmo.
Parar echar un trago y continuar.
Correr, que al que falta cabeza,
las piernas obligan para llegar.
Correr, que a veces el sueño
si no te lo esperas se hace real.
Luchar, que metido en el juego
no hay peros, amiga soledad…
Y seguir golpeando con ritmo.
Parar, echar un trago y continuar.
Un día más, un día más…
Y al echarme al mar
disipé el destino, disipé la ansiedad.
Como está el azar,
que cansado y viejo
me la volvió a jugar.
Y al echarme al mar
disipé el destino de tanto esperar.
Como está el azar
que cansado y viejo siempre,
siempre se guarda un as.
Como reza en la piedra,
los patos enseñan al pez a nadar,
como rompe la reja el curioso nativo
para mirar.
No querer ser más que nadie,
si se puede y se sabe intentar ayudar.
ESTRIBILLO