portada

Bastante

Sopas de ajo

A veces soy tan duro
que no encuentro un minuto
y, a veces, te veo llorar.
El vértigo discreto casi siempre
me parece un camelo
que a veces me coge y otras veces me da.
Soy disturbio, soy suburbio,
tan sólo soy uno más.
Soy bohemio, taciturno,
soy un crápula casual.
A veces soy tan duro
que no encuentro un segundo
y, a veces, te veo marchar.
A veces soy absurdo,
previsible y algo capullo,
del ajo y del agua que se puede esperar.
ESTRIBILLO