portada

Bastante

Jueves 11

Dame tiempo que me encanta soñar
y vivir mis sueños.
Dame aliento que intentaba llegar,
cuando se acabó el juego.
Dame un beso que no soy de llorar
y hoy Madrid se me anuda dentro.
Ponme un peso que me lastre al andar
que hoy el odio me lleva ciego.
Y no, no, no…
No hay doctrina capaz de avalar
al que tasa en ese precio.
Dame un dogma que me obligue a callar,
que es mi gente y no hay derecho.
Ponle sitio a esa demencia al andar,
que da cuerda a esos muñecos.
¡no me cuentes que cualquier ideal
pierde peso, si muere un sueño!
Y no, no, no…
Jueves negro, llora el cielo en mi ciudad
y las velas en Madrid empujan al viento,
Atocha, El Pozo, Santa Eugenia quedará
grabado a fuego en mi pecho.